CONVOCATORIAS

AUDIENCIA PÚBLICA EN DEFENSA DEL AMBIENTE.

La bancada del Frente de Izquierda Unidad en la Legislatura bonaerense convoca a una Audiencia Pública en Defensa del Ambiente el día viernes 19 de agosto a las 11 hs. (Auditorio del Edificio Anexo de la Cámara de Diputados bonaerense, en Calle 53 Nº 671 e/ 8 y 9 en La Plata) El evento tiene como objetivo fortalecer e impulsar la lucha frente a las diferentes problemáticas y reclamos ambientales que se vienen desarrollando en la provincia de Buenos Aires, frente a la actividad depredadora de empresas multinacionales capitalistas que cuentan con el aval del gobierno provincial y nacional.
A fines del 2021, el gobierno de Axel Kicillof (Frente de Todos) creó el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Esto no implicó un cambio en su política ambiental. Pese a que la ministra Daniela Vilar habla de la necesidad de un “ambientalismo popular”, impulsa la depredación ambiental y criminaliza a las comunidades que defienden los ecosistemas; esto no tiene nada de “ambientalismo” ni de “popular”, por el contrario, esta orientación de saqueo y contaminación la comparten con Juntos por el Cambio y, con la creciente criminalización a colectivos y asambleas le da más espacio a los liberfachos que piden más represión y niegan el calentamiento global.

Asimismo, habla de “transición energética” pero avala la exploración sísmica e instalación de plataformas petroleras off shore en las costas bonaerenses. Una decisión que viene siendo denunciada por las asambleas costeras porque provocaría la destrucción de la vida marítima y costera, así como la afectación de las economías regionales. Ligados al desarrollo de estas actividades extractivas se vienen desarrollando el Polo Petroquímico de Bahía Blanca y el Puerto de Coronel Rosales con consecuencias ambientales largamente denunciadas por las asambleas vecinales de la región.
El uso de agrotóxicos viene aumentando año a año, con su consecuente impacto en la salud de las comunidades y el ambiente. Son numerosos los estudios de científicas y científicos comprometidos, como los de Andrés Carrasco, que relacionan a los agrotóxicos como el glifosato con el cáncer, malformaciones, encefalopatía, autismo, Parkinson. Sin embargo, estos tóxicos, prohibidos en otros países, se permiten en nuestro territorio sin estudios preventivos sobre sus consecuencias. Son las propias comunidades de pueblos fumigados como Lobos, Exaltación de la Cruz que se autoorganizan para demostrar cómo estos venenos no se quedan solo en las superficies cultivadas, sino que también contaminan el suelo, agua, aire y vegetación de las zonas aledañas, llegando a dispersarse por grandes distancias. También recientemente en Baradero se encontró glifosato en muestras de orina de maestras y alumnos de una escuela rural.

Mientras las corporaciones transnacionales aprueban sus semillas transgénicas a nivel nacional para ser fumigadas con tóxicos cada vez más potentes, en la provincia la regulación de estos venenos queda en manos de los municipios, en función de una división arbitraria donde las distancias de fumigación cambian de un distrito a otro. La reciente prohibición judicial de liberar el trigo transgénico HB4 pende de un hilo. Los intentos de modificar la Ley de Semillas y la presentación de un proyecto oficialista de Ley de Humedales a la medida del agronegocio son parte de una campaña de confusión con el objetivo de dividir al movimiento ambiental. Pero los ataques a los espacios verdes, humedales y reservas ambientales no cesan, ante el avance de los negocios inmobiliarios, la creación de basurales a cielo abierto, la explotación maderera, portuaria o la ampliación de la frontera agropecuaria. Se encuentran amenazados los humedales de la Laguna de Rocha, Reserva Santa Catalina, la costa de Hudson, El Palomar, Ciudad Evita, José C. Paz, Luján, Canal Génova o la Reserva de Biósfera Pereyra Iraola, entre otros.
También son numerosos los casos de fábricas altamente contaminantes ubicadas en barrios residenciales que afectan la salud de miles de bonaerenses. Algunos ejemplos son: la fábrica Klaukol en La Matanza, Copetro en Ensenada y las graseras de Lanús. Asimismo, la lucha contra la aprobación de la Ley de Agronegocio demandará la mayor unidad en las calles.
Las corporaciones del extractivismo están orgánicamente vinculadas a los Estados capitalistas. Sus CEOS son asesores de funcionarios de gobierno en los ministerios. Los aportes privados a las campañas electorales son una tímida muestra de esta cadena de favores que impulsan candidaturas de las fuerzas capitalistas. Los grandes medios de comunicación desinforman sobre los impactos negativos de las actividades extractivistas mientras criminalizan y persiguen a quienes los enfrentan. La Justicia y las fuerzas represivas atacan a las comunidades intentando derrotar física y moralmente sus resistencias. La asociación pública-privada que impulsa numerosos proyectos ecocidas encuentra, también, a universidades nacionales como principales desarrolladoras de tecnología al servicio del saqueo contaminante, una verdadera “pedagogía del extractivismo” se debe desenmascarar y combatir, para que el conjunto de estudiantes y trabajadores sean los que definan las líneas prioritarias de investigación y producción científica pública, al servicio de las necesidades populares.

Las empresas y el gobierno intentan avanzar en la destrucción ambiental para seguir enriqueciéndose o “juntar los dólares” para el pago de la fraudulenta deuda externa, en el marco del acuerdo con el FMI. Mientras los liberfachos niegan el cambio climático y Juntos por el Cambio disputa con el Frente de Todos para ver quién mejor patrocina los intereses ecocidas desde el gobierno y el Estado a partir de 2023, el desafío del Frente de Izquierda Unidad es organizar la pelea para derrotar sus planes. Ante un gobierno capitalista que promueve el saqueo ambiental, impulsamos la lucha junto a las asambleas ambientales por todos los reclamos. ¡Que decidan las comunidades, no los gobiernos al servicio del saqueo ambiental!
El FIT Unidad viene colocando sus bancas al servicio de las luchas de las y los trabajadores y sectores populares en medio de la crisis social desatada. Con esta Audiencia Pública en Defensa del Ambiente, impulsamos la organización junto a las asambleas ambientales y organizaciones de trabajadores que toman en sus manos la defensa del ambiente, y nos ponemos a disposición para desarrollar nuevas iniciativas políticas. Es necesario fortalecer las luchas y la coordinación con un programa para frenar la destrucción ambiental capitalista, tal como vienen realizando la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones (BFS), las asambleas de las comunidades costeras y demás asambleas territoriales.

Contacto:
Francisco: 36985944

¡BASTA DE CONTAMINACIÓN AMBIENTAL,
SAQUEO Y AJUSTE PARA PAGARLE AL FMI!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.