domingo, julio 14, 2024

DEBATES Y TEORÍA, GENERALES

Ante el peligro de Milei: ¿hay que votar a Massa para defender el ambiente?

Escribe: Nicolás Núñez – Ambiente en Lucha

Se viralizó un video de Javier Milei diciendo abiertamente que el agua tiene que ser un bien de mercado, lo que se suma a su negación del calentamiento global. Sergio Massa aprovechó para responderle y posar de ambientalista. Pocas cosas tan difíciles de creer se han visto en esta campaña.

Partamos de lo obvio para ir a lo que intentan que sea opaco. En materia ambiental, Javier Milei repite los argumentos de negación del calentamiento global de los “think tanks” (grupos de intelectuales y voceros empresariales) financiados por las multinacionales petroleras a nivel global. Una de sus frases de cabecera es que “el cambio climático es un invento del socialismo”. Es tan amplio el consenso científico respecto del origen antropogénico (producto del accionar humano) del ascenso de la temperatura global y la acumulación de gases de efecto invernadero, que afirmaciones de este estilo solo pueden ser sostenidas por espacios políticos como La Libertad Avanza, que tiene como candidata a diputada a Lila Lemoine, quien postula que la Tierra es plana.

Pero claramente el problema más grave no es lo que crea o no Milei, sino que su programa político propone el poder absoluto del mercado y los capitalistas, y por eso, así como no quiere ningún derecho de protección laboral, tampoco quiere ninguna protección ambiental y que “el mercado decida”.

¿El ambientalista menos pensado?

Causaron tanta indignación las palabras de Milei proponiendo abiertamente mercantilizar el acceso al agua que Massa creyó ver la oportunidad de lanzarse a hacer una campaña “verde”. Así, organizó un acto para discursear y muy enfático enunció “somos más los que creemos que los ríos, los pulmones y el corazón no tienen precio”. Una postura bastante hipócrita, por decir poco.

Resulta que la “propuesta” de Milei para el agua ya la están impulsando el peronismo y gobernadores de distinto color político en todo el país. El acuerdo impulsado con la empresa israelí Mekorot busca avanzar en la privatización total del agua, “ponerle un precio”, y que sea el capital privado el que dirija su distribución y disponibilidad. A su vez, ¿no le pusieron precio al agua de los humedales norteños Massa, los gobernadores peronistas y su amigo, el radical Gerardo Morales, cuando cajonearon la Ley de Humedales para que no afecte la megaminería de Litio? ¿Cuánto valía el Río Trapiche antes de ser secado por la extracción litosfera? ¿Cuánto vale el Mar Argentino? Siendo que como señala la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras y una reciente presentación judicial de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, lo están entregando a la noruega Equinor y a Shell para la explotación petrolera sin estudios serios de impacto ambiental. ¿Cuánto valía el agua libre de agrotóxicos de los pueblos fumigados? Un estudio reciente hecho en Saladillo demuestra que uno de cada cinco habitantes tiene glifosato, un químico cancerígeno, en su cuerpo (Tierra Viva, 23/8/203). El listado sería interminable.

La realidad es que el conjunto de los bienes comunes y territorios del país han sido tasados y puestos al servicio del pago de la deuda externa. Y es ante esa realidad que crecen expresiones de lucha en defensa de los territorios a las que nos sumamos y somos parte desde Ambiente en Lucha e impulsando espacios como la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones, la campaña por Fuera Mekorot, y Asambleas Socioambientales en todo el país. Hay cinco listas en octubre y solo una rechaza el extractivismo capitalista y acompaña las luchas de los territorios. Es clave el voto al Frente de Izquierda, por algo tan simple como que se trata de la única expresión política que en estas elecciones defiende que el agua y la vida valen más que todo.

Publicado originalmente en www.izquierdasocialista.org.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *