DESDE LOS TERRITORIOS

Santiago del Estero: por una coordinación de lucha independiente a los gobiernos para frenar el desastre ambiental

Escribe: Anisa Favoretti, Diputada provincial por Izquierda Socialista – FITU (MC) y estudiante de la UNSE

Sólo en las últimas dos décadas Santiago del Estero perdió aproximadamente 2 millones de hectáreas de bosque nativo.

Informes oficiales y mapas de desmonte de la ONG Greenpeace confirman que el avance de la frontera agropecuaria a provocado en el norte argentino el 80% de la deforestación total del país, siendo Santiago la provincia con mayores proporciones de desmonte.

A pesar de las denuncias de comunidades campesinas y pueblos originarios los empresarios agropecuarios gozan de una gran impunidad debido a la complicidad del gobernador Zamora y los gobiernos nacionales de todos los colores. El desmonte se permite aún sobre las zonas protegidas por la Ley de Bosques y empresarios del agro negocio instalan monte adentro guardias paramilitares que amenazan, extorsionan y disparan contra los pobladores que se resisten a la usurpación.

Según un estudio de caso publicado por el Centro de Estudios Transdisciplinarios de Agua de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA los principales problemas ambientales que se detectan en nuestra provincia hacia finales de la década del 90 fueron: escasez de agua, contaminación, modificación de hábitat y comunidades y explotaciones no sustentables, siendo las últimas dos las de mayor impacto y cuyos indicadores son la perdida del ecosistema, uso del territorio, sobreexplotación de recursos naturales y uso irracional del suelo, desde donde se establece además la relación directa de la situación ambiental con problemas sociales, económicos y sanitarios de gravedad como migraciones, desocupación y enfermedades agudas.

La destrucción del monte nativo chaco-santiagueño representa hoy la mayor tasa de desaparición de bosques nativos del mundo, lo que implica que si se deforestara en el mundo como en el norte argentino, subiría en 17 veces la tasa de deforestación global, según el investigador de la FAUBA Gonzalo Camba, quien agrega también que de darse una continuidad a la deforestación a esta escala, tomará entre 30 y 100 años para que se invierta por completo el paisaje de la zona, es decir que el monocultivo reemplace en su totalidad las coberturas de bosques y pastizales provocando una pérdida de amortiguación ante cambios ambientales y un aumento en las emisiones de efecto invernadero responsables del calentamiento global. El desmonte en bosques chaqueños ya género el 75% de las emisiones de carbono del norte argentino.

Desde Ambiente en Lucha denunciamos este verdadero ecocidio al servicio de las ganancias de los grandes capitalistas y de obtener divisas para cumplir con el FMI y consideramos urgente una amplia coordinación independiente a los gobiernos, dónde comunidades campesinas, pueblos originarios y jóvenes y trabajadores de todos los territorios discutamos un plan de lucha y movilización que logre frenar este desastre ambiental récord en el mundo, tomando como principal antecedente la histórica resistencia de los pueblos en nuestra provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.