GENERALES

La pelea por poner la UBA al servicio de las luchas socioambientales

Escribe: Pili Barbas, consejera estudiantil de Artes FFyL, y referente de Ambiente en Lucha

A contramano de lo que hay que hacer, pero en sintonía con la vicepresidenta, Cristina Kirchner, que recientemente lo recibió en el Senado, el día de ayer fue noticia el encuentro entre el rector de la UBA, Alberto Barbieri, y el embajador de Estados Unidos, Mark Stanley. Allí decidieron avanzar en un intercambio académico y científico entre la UBA y centros de investigación norteamericanos. No es novedad que en la Universidad de Buenos Aires vienen avanzando año tras año en acuerdos con otros países o con multinacionales a cambio de ingresos, donde se ponen recursos y profesionales de las facultades al servicio de las ganancias capitalistas.

En sintonía con este modelo en el 2020, en la Facultad de Ciencias Exactas, el decano Reboreda con complicidad del rectorado, firmaron un acuerdo de cooperación con la multinacional contaminante Shell. A cambio de 30.000 dólares, estudiantes del doctorado en geología darían una “asistencia técnica” de la facultad a la empresa. Esto no es más que el conocimiento científico al servicio de una multinacional contaminante que es responsable de entre otras de la explotación vía fracking de Vaca Muerta y del intento de petroleras off shore en el Mar Argentino. Es larga la lista de convenios que la UBA firmó con multinacionales como Bayer, Monsanto, Chevron. Poniendo a la producción científica como una herramienta para las empresas, para las necesidades capitalistas y no para las necesidades del pueblo trabajador. Esta orientación extractivista se extiende a toda la UBA, por eso, tampoco fue casual que este año tanto autoridades de la Facultad de Sociales como de Filosofía y Letras firmaron una carta en apoyo a la instalación de off shore en nuestro mar.

Esta que describimos es la realidad de la UBA, pero a pesar de eso, referentes de Jóvenes por el Clima salen a festejar que el rectorado apruebe un tibio apoyo a la movilización del 22A que es una declaración para la tribuna mientras al mismo tiempo cada sesión del Consejo Superior vota acuerdos privatizadores de todo tipo y color.

Para nosotres desde Ambiente en Lucha, y como estudiantes de la universidad pública, que somos parte de las grandes luchas socioambientales que se dan en todo el territorio contra las políticas extractivistas, creemos en otro modelo de universidad. En cada facultad y cada carrera hay peleas políticas concretas contra las orientaciones que imponen las autoridades y los centros de estudiantes y consejeres cómplices de las políticas extractivistas que impulsa el gobierno nacional. Es importante luchar e impulsar una universidad pública que salga del sometimiento de trabajar para las corporaciones extractivistas y ponerla al servicio de investigaciones que aporten a las necesidades de una transición ecológica, energética y productiva es una de las tareas del momento. Es preciso que la universidad se pronuncie contra la contaminación ambiental y apoye a las resistencias de los territorios a las políticas del gobierno nacional.

Si estás en cualquiera de las carreras de la UBA o el CBC, escribinos para sumarte a esta pelea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.