GENERALES

Pizza con veneno extra: el Gobierno habilitó el trigo transgénico

Escribe: Belén B. para la redacción de AeL

El 12 de mayo pasado el Gobierno de Alberto Fernández dio luz verde a la siembra y comercialización masiva del trigo transgénico HB4 de Bioceres.

La decisión, adoptada por medio de la Resolución N.° 27 de la Secretaría de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional del Ministerio de Agricultura de la Nación, viene a complementar la aprobación condicional hecha en el año 2020. En octubre de 2020 se aprobó de forma condicional el uso del material transgénico HB4 a la espera de la autorización final de Brasil, el mayor comprador de trigo argentino.

El transgénico HB4, producido por Bioceres, también conocida como la “Monsanto Argentina”, le permite a la planta ser tolerante al Glufosinato de Amonio: un herbicida más tóxico que el Glifosato. Esto se traduce en que el trigo tratado con un herbicida 15 veces más tóxico que el Glifosato llegue de forma directa a la mesa de les consumidores.

Diversos estudios científicos sobre este plaguicida indican que tiene la capacidad de afectar los neurotransmisores provocando desde la pérdida de la memoria hasta convulsiones. Además, estudios llevados a cabo por la Université d’Orléans demostraron que la exposición constante al Glufosinato de Amonio lleva a alteraciones crónicas a nivel neuronal.

La habilitación del uso del trigo transgénico HB4 es un capítulo más en la historia del desastre socioambiental, que en Argentina comenzó hace más de dos décadas, cuando llegaron los primeros transgénicos al país, inundando los campos con semillas diseñadas para resistir agrotóxicos y llevándose puestos a los pueblos de las zonas aledañas. Esto dejó historias como la de Fabián Tomasi, peón rural y compañero de lucha, del cual este año se cumplen 4 años de su partida a causa de una Polineuropatía Tóxica Metabólica Severa, diagnosticada tras la manipulación diaria de Glifosato.

El modelo agrotóxico ya no da para más. Por un ambiente sano, por alimentos de calidad, por suelos fértiles, por agua y aire puros, por soberanía alimentaria, desde Ambiente en Lucha decimos ¡NO A LOS AGROTÓXICOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.