DESDE LOS TERRITORIOS

El Parque Saavedra no se toca

Escribe: Ambiente en Lucha – Saavedra

Después de muchas batallas contra el Gobierno de la Ciudad, los vecinos y vecinas de Saavedra logramos frenar el proyecto de construcción de un arroyo artificial de 530 metros
que atravesaría el Parque Saavedra por la mitad.

En septiembre del 2021 el gobierno de la ciudad anunció con bombos y platillos la realización de un arroyo a cielo abierto que partiría en dos al Parque Saavedra. En principio, este proyecto planteaba destapar parte del arroyo Medrano que pasa por debajo del parque, de forma que fuera un espejo de agua natural que incluso mejoraría el drenaje del barrio en los días de lluvia. El arroyo artificial iba a ser de 6 metros de ancho por 1 metro de profundidad, con un trazado de Pinto hasta Melian, implicaba quitarle 5000 metros cuadrados al parque y talar al menos 30 árboles. A poco de andar, el GCBA se encontró con una incipiente resistencia vecinal. Además, realizó un test de contaminación sobre el agua del arroyo Medrano y descubrió que la misma se encuentra altamente contaminada, repleta de tóxicos, metales, pesados, etc. Ante esto, el gobierno reculó y dijo que iba a ser un aliviador de las lluvias, pero con agua artificial. Sin embargo, al poco tiempo se tuvieron que desdecir nuevamente y aceptar que solo era un arroyo artificial cuyos únicos fines iban a ser paisajísticos.

El proyecto presentado por el GCBA con el trazado del arroyo artificial y el arroyo Medrano

La resistencia de los vecinos no se hizo esperar. Autoconvocados en “El parque Saavedra no se toca “se organizaron en asambleas, volanteadas, cortes de calle, un festival y se colocaron numerosos pasacalles en muchas casas del barrio, generando un repudio cada vez mayor. Tal es así que al pasar el proyecto por el consejo comunal el mismo fue rechazado por 4 a 3 donde incluso parte del oficialismo tuvo que votar en contra por el repudio popular. Otra de las medidas que se adoptaron desde “El Parque Saavedra no se toca” fue enviar una carta al Banco Mundial, organismo financiador del proyecto, para que se entere del repudio que tenía este proyecto entre los y las vecinas como también el daño ambiental que iba a generar el proyecto ya que, por ejemplo, no garantizaba que este arroyo artificial no siga empeorando las inundaciones que se siguen generando en Saavedra y parte de la comuna 12. Como contrapropuesta lxs vecinxs reclaman que se inicie la obra del Reservorio de Parque Sarmiento que sería una medida que realmente ayudaría a combatir las inundaciones. El problema es que ese terreno público donde se tendría que hacer la obra se encuentra actualmente concesionado por el gobierno a un club de Rugby.

Es ésta carta la que termina de lograr la cancelación de la obra ya que el Banco Mundial, en un acto de sorpresiva simpatía, le quita el financiamiento al gobierno de la ciudad dejando el proyecto sin fondos y por ende cancelada la obra.

Asamblea abierta de vecinxs unidos en El Parque Saavedra NO se toca

Todo esto da cuenta que el único objetivo de Rodriguez Larreta era hacer una obra paisajística para mejorar la vista de las torres que se van construyendo alrededor del parque y en toda la comuna 12, para así, aumentar el valor de las nuevas propiedades y seguir alimentando la especulación inmobiliaria. Recordemos que debido al nuevo código urbanístico de 2020 no dejan de florecer torres las cuales son imposibles de acceder para les trabajadores de la ciudad y terminan quedando vacías.

La resistencia de lxs vecinxs triunfó y evitó un nuevo negociado del Gobierno de la Ciudad que insiste en avanzar con una ciudad cada vez más expulsiva de los sectores populares, una ciudad cada vez más elitista, como también más alejada de la naturaleza y los espacios verdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.