DESDE LOS TERRITORIOS

Luján: ¡No es No!

Escribe: Arnoldo Troncoso, referente de Izquierda Socialista – Luján

El intendente de Luján, Leonardo Boto (FDT), junto a los concejales de Cambiemos y el FDT se disponen a votar, el próximo martes 21, en el Consejo Deliberante una ordenanza para habilitar la Termoeléctrica.

La Central Termoeléctrica que se construyó en 2017, por disposición del gobierno de Macri (Cambiemos) de manera ilegal, sin licencia social, sin estudios de impacto ambiental y que provocó una enorme reacción de los vecinos afectados y de las organizaciones ambientales en su momento, fue usado políticamente por el actual intendente, que era concejal en ese momento, oponiéndose vehementemente junto al bloque de concejales del peronismo. Fueron meses que el concejo deliberante no sesionó porque la bancada peronista dejaba sin quorum para evitar tratar el tema. El intendente de aquellos años, Oscar Luciani (Cambiemos) junto al grupo empresario de la Termoeléctrica llegó al colmo de contratar una patota para echar a los vecinos y obligar a votar la habilitación.

Cambiemos permitió la instalación y el FDT la habilita

Es así que paso el tiempo, y en 2019, durante la campaña electoral el actual intendente prometió la desinstalación de la Central Termoeléctrica.

Pero ahora se contradice y pasó a ser el impulsor de la habilitación.

Por si fuera poco el proyecto de ordenanza para la habilitación, se dispone a violentar la ordenanza 6224 del año 2013, surgida de la lucha contra una curtiembre y que impide la instalación de empresas contaminantes y el Código de Ordenamiento Urbano (COU) votado recientemente.

La treta usada para eso es “la excepción”, es decir en esa parcela de tierra queda invalidada la ordenanza 6224 y el COU.

No derogan la ordenanza 6224, pero dan señal a cualquier empresa que contamina, que se van a poder instalar y se les va asegurar, dicho en términos de “ellos”, la “seguridad jurídica” para desarrollar su actividad.

La maniobra

Desde que comenzó el debate sobre la Termoeléctrica Leonardo Boto se reunió con todo el mundo, menos con la asamblea ambiental. A pesar de los reiterados pedidos que se hicieron.

Ante esta negativa, la asamblea intentó contactarlo en algún acto público, pero se escondió. Y sigue escondido.

Por los medios no sólo se victimizó, con el famoso verso de la “herencia recibida”, si no que opinó que luego de 5 años de instalada, sería una locura su desmantelamiento y además su habilitación permitiría al municipio cobrar las tasas correspondiente.

También hubo reuniones con los concejales, solo algunos recibieron a la asamblea ambiental, y muy pocos se mostraron en contra de la habilitación.

Ahora, cuando ya el ejecutivo envió el proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante y se fijó la fecha para su tratamiento: martes 21 de julio, FDT y Juntos hacen una nueva maniobra: cambiar la hora de la reunión (de 18 hs a 15 hs) para evitar la movilización que viene preparando la asamblea ambiental.

Los concejales y el intendente Leo Boto le tienen miedo a la movilización, no quieren dar la cara, ni quieren permitir que los vecinos de Luján se expresen y creen que una vez aprobada la ordenanza, todo se termina.

Es ahí donde se equivocan. ¡Este pueblo ha dado muchas muestras de batallar contra la corriente y ganar!

Ellos se esconden porque no se aguantan la presión de la movilización. Son ellos quienes tienen miedo. Son ellos quienes están a la defensiva.

La asamblea ambiental y el pueblo de Luján es el que está fortalecido, organizado y preparado para dar batalla ante estos políticos mentirosos, vendidos y corruptos.

El martes 21, a las 15 hs vamos a estar ahí para enfrentar este atropello y para gritar fuerte NO ES NO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.