ENTREVISTAS

Nahuelpan, Chubut: “Hasta acá llegamos y hasta que no nos den una solución no nos vamos”

Escribe: Redacción AEL

Entrevistamos a Cecilia Suárez, miembro de la Comunidad Nahuelpan, que está en lucha contra la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos de Esquel y el manejo que hacen el gobierno municipal y provincial que llevó a que la comunidad esté contaminada por los residuos que se vierten en el basurero.

En principio, queríamos darte la solidaridad desde Ambiente en Lucha y ponernos a disposición para todo lo que necesiten. Sabemos que la lucha viene de lejos y que va a continuar muchísimo más. Y que los cambios van a venir así: luchando y organizándonos, como lo están mostrando ustedes

Sí, la verdad es que sí. La verdad que esto recién comienza. O sea, vamos a 13 años en la lucha, en una lucha en que no éramos escuchados. Pese a toda la información que ya habíamos tenido, los estudios, quienes tienen que hacerse cargo, en este caso los gobernantes, seguían constantemente desmintiendo lo que nosotros decíamos. Entonces al escuchar las declaraciones del Secretario de Ambiente (de la Municipalidad de Esquel, Daniel Hollman) dijimos “ya está, hasta acá llegamos” y decidimos realizar una acción que sabíamos que podía llevar a que la sociedad se ponga aún más en contra nuestra. Pero era lo último que teníamos, el último recurso.

¿Querés contarnos un poco qué es la comunidad Nahuelpan, dónde está situada y cuál es su historia?

La comunidad es una comunidad que habita el territorio a 15 kilómetros de la ciudad de Esquel, es una comunidad que ha sufrido muchísimo despojo a lo largo de su historia. Uno de los más terribles y de los cuales han escrito libros fue el desalojo de 1937, donde todas las familias, incluyendo mi familia fue despojada, desterrada de sus tierras. Y bueno, después de un largo proceso, se logró con el gobierno de Perón recuperar algunas de las hectáreas. No en su totalidad, pero algunas sí. Algunas de las familias que habitaban el lugar regresaron, otras por miedo y por un montón de cuestiones y porque se habían establecido en otros lados, no regresaron. Hoy los jóvenes están regresando. Y somos los que estamos hoy al frente de esto. Y también esa historia es la que nos lleva a impulsar esta serie de luchas, para que se respeten nuestros derechos, porque siempre lo charlamos nosotros y nuestros mayores, con todas las cuestiones que habían vivido de violencia extrema tenían miedo. Muchos años se callaron y soportaron un montón de estas cosas. Hoy nosotros tenemos otro pensamiento y decidimos escribir nuestra historia, nosotras. Entonces eso fue también el desenlace de todo esto.

Y esta lucha en particular surge hace varios años, cuando se decide y se implementa la construcción de un basurero en territorio de la comunidad

Nosotros arrancamos a los nueve meses de que la planta se instaló en la comunidad. Comenzamos a tener problemas con los cuales se recurrió a la presentación de notas, fuimos al municipio, hablamos con quienes teníamos que hablar y la verdad es que nunca tuvimos ninguna solución de ningún tipo, solamente palabras. Y recién el año pasado llegamos a una demanda y logramos que la Policía Federal tomara el caso y realizara unos estudios. Esos estudios fueron los que arrojaron la contaminación en la que nos encontramos hoy en día.

Bloqueo al acceso a la planta de residuos de Esquel. Al fondo puede observarse uno de los “módulos”, una montaña de basura a la intemperie. Foto gentileza Nicolás Palacios

¿Y qué resultados arrojaron esos estudios? A simple vista pueden verse bolsas de plástico y otros residuos, pero la contaminación va mucho más allá de lo que llegamos a ver

Uno se puede acercar y visiblemente hay hectáreas y hectáreas llenas de bolsas, bolsas y de todo tipo de basura, alambres tirados, animales enfermos, animales que mueren por ingesta de plástico. Y bueno, después, con las pericias de la Policía Federal, lo que se pudo constatar es la presencia de hidrocarburos y metales pesados, que fue para nosotros sumamente alarmante. Porque el estudio dice que superan los límites permitidos para una industria, entonces imagínense lo alarmante para nosotras que empezamos porque se nos volaban las bolsas a los campos. Entonces, de ahí empezamos a insistir más, nos reunimos con el Secretario de Ambiente de la Ciudad, llamamos a las autoridades de la Municipalidad de Trevelin, porque ellos también depositan sus residuos acá y también lo hace el Parque Nacional Los Alerces. Tuvimos una reunión, se acordaron una serie de pautas que al final no se cumplieron porque ya daba cuenta de que, por ejemplo, el agua de la comunidad no se podía consumir. Una de las muestras que arrojaron los niveles más altos fue la perforación que pertenece a nuestro campo, que se encuentra a 800 metros de la planta, que es la más cercana. Si bien somos tres familias afectadas, la familia Castro, la familia Panquilef y la familia Suárez, Suárez es el que está justo enfrente, entonces es la que más perjudicada se encontraba, fuimos los primeros en impulsar esta seguidilla de notas. Y después se sumaron el resto de las familias. Lo primero que le pedimos a las autoridades es que empezaran a abastecernos de agua potable porque no había ni para los animales ni para el consumo personal.
Pero no olvidemos también que el suelo también estaba contaminado. Así que de ahí arrancamos un largo proceso, y ayer, por lo menos, pudimos dar un gran paso.

Vos hablás de la “Planta” que es el nombre oficial que le da el gobierno, “Planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos”, pero como planta deja mucho que desear

Y… la verdad es que de planta no tiene nada, vamos a ser sinceros, eso continúa siendo un basurero a cielo abierto. Porque ya tenemos demasiadas pruebas de que como planta no funciona, aunque se siga vendiendo como una planta a nivel nacional, nosotros somos el claro ejemplo de que eso no es así. Hoy, con todas las pruebas y todo lo que se ha presentado en la justicia en las tres causas iniciadas contra la planta, nos sigue costando que el gobierno diga “bueno, si, estamos haciendo las cosas mal”. Después de esta medida, podemos decir que se ven predispuestos a solucionar estas cuestiones. Pero igual ellos siguen insistiendo en hacer nuevos estudios que nosotros no creemos necesarios, porque, ¿qué más pruebas necesitan?

Entonces con esta situación ustedes comenzaron el lunes (13 de junio de 2022) un bloqueo al acceso a la planta, de los camiones que vienen desde Esquel, Trevelin y el Parque y con eso lograron que ayer miércoles se acerque el ministro de Ambiente de la Provincia (Roberto Jure)

Nosotros ya lo habíamos charlado hace 20 días atrás, pero por cuestiones personales de la comunidad que algunos iban a viajar en apoyo a otras comunidades que también están en la misma situación que nosotros decidimos posponerlo unos días y ya habíamos acordado previamente tener una reunión y citar a todas las comunidades a Nahuelpan y hacer un Traun donde nos íbamos a poner de acuerdo en cómo se iba a realizar el bloqueo de la planta. Así que el domingo nos juntamos y la verdad que recibimos un gran apoyo de diferentes comunidades que se acercaron y desde el primer momento se comprometieron con la causa y dijimos, “el lunes a las seis de la mañana nos plantamos” y dijimos “listo, hasta acá llegamos y hasta que no nos den una solución no nos vamos”. Costó sí, porque jamás habíamos tenido que tomar una decisión así, tan drástica. Nuestros mayores jamás se hubiesen atrevido, a nosotros también nos costó porque nosotros venimos con una concepción del respeto, del respetar al otro, de un montón de cosas, pero después dijimos “no, porqué si a nosotros no nos están respetando”. Entonces dejamos los miedos de lado y con el apoyo del resto de las comunidades el lunes nos plantamos a las 6 de la mañana y dijimos “no pasa nadie más hasta que no llegue el ministro”. Lo mantuvimos hasta que llegó, hablamos y podemos hablar de un acuerdo.

Y ese acuerdo parte del reconocimiento de la necesidad del cierre de la planta, de no construir un nuevo “módulo”

Claro. Como primer punto para levantar la toma fue “nosotros no nos vamos hasta que firmen el cierre de la planta”. Se firmó un acta donde firmaron el Ministro de Ambiente, el Intendente de la ciudad de Esquel (Sergio Ongarato, UCR-Cambiemos), el Intendente de Trevelin (Héctor Ingram, Frente de Todos) y el Intendente del Parque Nacional Los Alerces (Hernán Colomb). Ese fue el primer punto y quedamos en reunirnos para ver todas las cuestiones que tienen que ver con la sanación del territorio, que no es que cerramos la planta y ya está. Lo que sí dejamos en claro es que el cierre de la planta ya no se discute porque fue nuestra decisión para levantar la toma. Para nosotros es un caso cerrado y entonces se decidió hacer una reunión hoy (jueves 16/6/22) con las autoridades y de vuelta se volvió a repetir que nosotros partimos de que ya damos por hecho el cierre de la planta y ahora esta reunión es para acordar el cómo vamos a trabajar ese proceso, como así también el proceso de sanación del territorio. Hasta ahora se muestra todo favorable. Ya pactamos una nueva reunión para la primera semana de julio donde cada parte se va a presentar con sus peritos para hacer los análisis pertinentes para poder saber hasta qué grado está la contaminación porque convengamos que esos análisis que se hicieron, se hicieron solamente en el campo de mi familia. Faltan los otros dos campos, falta la escuela, la estación del tren. No nos podemos quedar solamente con ese resultado.

Traun realizado entre la comunidad de Nahuelpan y la caravana de vecinos de Esquel, durante la noche del martes 14 de junio. Foto gentileza Nicolás Palacios

Pareciera que la historia se repite, la planta está ahí porque el basurero de Esquel fue trasladado desde un campo que también fue severamente contaminado y que hubo que cerrarlo a partir de un juicio. Parece que el gobierno no aprendió nada

Aparentemente no aprendió nada. Porque ellos ya perdieron el juicio con esta planta, que lo perdieron con unos vecinos que se convocaron por el mal funcionamiento. Eso fue cuando empezó a llenarse y a ver las falencias del primer módulo. El municipio perdió porque no pudo constatar que estaba funcionando como corresponde. En paralelo estaba lo nuestro, pero la verdad que no estábamos siendo escuchados. Ahora se encuentran con 3 causas por el mal funcionamiento de la planta. Lo que nosotros aclaramos también es por qué tomamos la decisión de llamar al Ministro, porque creíamos que las autoridades municipales no eran competentes porque realmente no nos habían escuchado en ningún momento, escuchábamos al intendente hablar por los medios del nuevo módulo, desmentían completamente el tema de la contaminación, corrían el foco de atención a otras cuestiones por el solo hecho de que somos una comunidad mapuche. Creo que lo que se pretendía era generar un conflicto para ocultar todo aquello que nosotros veníamos peleando porque nuestro reclamo era legítimo y teníamos todas las pruebas para decir “escúchennos porque nosotros estamos hablando de una contaminación seria, se mueren los animales, las plantas, las familias sufren de una serie de cuestiones de salud que son constantes y que nada los lleva a revertirlas”. Entonces dijimos, algo está pasando, necesitamos que nos ayuden, que nos escuchen, que nos den una solución.

¿Y esa falta de solución, de escucha, creés que también se sustenta en el racismo que tiene el gobierno y un sector importante de la población, por el hecho de que la comunidad se reivindique como mapuche y se utilice la estigmatización como parte de un plan de seguir contaminando y destruyendo el ambiente?

Claramente sí. Si tienen la posibilidad de escuchar a Daniel Hollman, que es el secretario de Ambiente de la ciudad de Esquel, dijo barbaridades en la radio y en todos los medios que tuvo oportunidad, quiso mezclar todo. Dijo que la abogada nuestra está involucrada en otras causas como la de Milagros Salas, como de otros Lof, los conflictos con Jones Huala. Quisieron hacer una mezcla. Nosotros lo planteamos hoy en la reunión, que lamentablemente sentíamos que el secretario ya tenía algo muy personal con nosotros, de racismo total. No vamos a decir que todos tienen la misma mirada, pero en su gran mayoría sí y por ahí uno mira en las redes, en diferentes medios como la gente se expresa. Creo que eso está instalado por quienes quieren distraer el foco de atención de lo que realmente es importante. Creo que es una forma de lavarse las manos. Y decir “siempre tienen algo, quieren pasar sobre la bandera y lejos de eso, nosotros escuchábamos, después les va a molestar el aeropuerto”. Y la verdad que a veces claramente opaca, antes nos echaba para atrás, pero ahora nos da más fuerza porque sabemos que vamos a llegar a buen puerto y todo aquel que se dejó llevar por esta serie de conventillo va a decir “es verdad” y también dejar aclarado que fue de gran ayuda la gente de la Asamblea que nos apoyó. En enero me acerqué a una Asamblea y les comenté que necesitábamos ayuda, que nos sentíamos solos, que no sabíamos qué hacer. Y la verdad que ellos, siempre predispuestos, se echaron nuestra lucha al hombro, agradecemos esa caravana que llegó a la toma. La verdad que nos explotó el corazón de felicidad, porque veníamos de ser denigrados por la mayoría de los medios y ves todo esto, la gente que nos alentó y nos dimos cuenta que no estábamos solos. Más allá que sabemos que la basura es un tema de todos, que no es sólo de Nahuelpan, en su momento parecía que como estamos detrás de una loma, no lo veíamos y no me tocaba a mí, acá no pasa nada, será porque a los mapuche todo les molesta. Y no, la verdad que no era así, y la verdad que fue gratificante para nosotros.

Quedan todavía necesidades de apoyo a otros conflictos que están teniendo en la comunidad como el acceso a los campos que está siendo negado por terratenientes que heredaron campos a partir del desalojo del 37

Sí. También la comunidad está atravesando una situación con una persona particular, que le cierra el acceso a una de las familias. Constantemente se ha denunciado. Esta persona tiene un programa de radio donde los sábados a la mañana le dedica prácticamente todo el tiempo del programa a hablar mal de nosotros. Esas son cuestiones que duelen, porque no se cuestionan. Nadie se pregunta por qué ella está justo en el medio de una comunidad. Nosotros tenemos una página que los invitamos a que la vean que se llama Ñuke Mapu Nahuel Pan donde denunciamos todas estas situaciones, pusimos mapas, hablamos un poquito de la historia, donde también dejamos reflejadas todas nuestras vivencias, todos estos conflictos. La verdad que estamos necesitando el apoyo de muchísma gente porque, como siempre lo planteamos, no queremos joder a nadie, nuestra intención es vivir libres y sanos en nuestro territorio. Podemos vivir todos juntos, somos todos seres humanos y merecemos vivir en un lugar apto.

Nos contaste del apoyo que recibieron desde la comunidad de Esquel, desde la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el No a la Mina ¿Cómo puede apoyarlos la gente que no está en Esquel?

En estos días que hemos estado en lucha muchas de las comunidades mapuches que no se pudieron acercar presentaron documentos escritos donde se hacía eco de nuestra lucha. Hubo movilizaciones en Rawson, hoy un grupo de vecinos se acercó a Ambiente de la provincia y llevaron un par de notas. La verdad que difundiendo, apoyándonos en todas estas cuestiones, estos espacios que nos brindan ustedes nos super sirven. Estar atentos a lo que va a pasar, a lo que vamos a transitar de acá en adelante. Siempre que esto no se vaya a cumplir, vamos a realizar alguna acción y creo que la forma de apoyarnos es acompañarnos y difundiendo.

Vos ayer le ofreciste al Ministro de Ambiente que tome un poco del agua de la comunidad ¿Aceptó?

Cecilia le ofrece para tomar al Ministro de Ambiente de Chubut el agua de la Comunidad Nahuelpan. Foto gentileza Paola Martínez

No, no quiso. Ya estábamos casi terminando y la idea, en un primer momento fue juntarnos en el centro de la ciudad y ofrecerle a la gente, por las cuestiones que uno lee, de que son mentira, son movidas políticas. Juntémonos en el centro, ofrezcamosle agua a la gente, pongámosle a la botella los porcentajes. Y no se pudo dar porque se atrasó la reunión, justo llegó el ministro y dije “esta es mi oportunidad”. Ya que dicen que no está contaminada, agarré la botella de agua que ya teníamos preparada y se la ofrecí, le ofrecí que tomara él, que tomara el intendente. Ninguno quiso tomar. Se llevaron el agua, dijeron que les iba a servir para hacer el estudio, pero bueno, seguramente la pasaron a tirar por ahí. No, no se atrevió a tomar.

¿Querés agregar algo más?

El agradecimiento. Agradecimiento a todas las comunidades, a la sociedad, a la Asamblea del No a la Mina, a Amigos de la Cascada, a todos. La verdad que el amor, la fuerza, la energía que recibimos de todos nos ayudó un montón. Y dejar en claro esto, la basura es un tema de todos y tenemos que tomar conciencia de lo que producimos en nuestro ambiente. Cuidar nuestro planeta, cuidar nuestra agua que es la fuente de vida más importante. Y dejar en claro que Nahuelpan está de pie y que va a luchar, que aquellos tiempos donde nos despojaban de todo, terminaron. Que hoy Nahuelpan empieza a escribir su propia historia y que va a luchar hasta las últimas consecuencias.

Te agradecemos el tiempo, las palabras y sobre todo la lucha que están dando. Son un ejemplo de lucha que hay que replicar en todos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.