DESDE LOS TERRITORIOS

Testimonios del Encuentro de Comunidades Costeras

Escribe: Redacción AEL
Foto frente al Mural de Ing. White: @larevueltaradio

Les compartimos testimonios que nos compartieron compañeres que participaron del Encuentro de Comunidades Costeras en Bahía Blanca. Les pedimos que nos comenten cómo vienen organizándose desde sus territorios y qué piensan que se llevan del Encuentro. Además, el compañero Víctor Quilaceo del Observatorio Petrolero Sur, nos comentó porqué ve con importancia que incorporemos con fuerza en nuestras denuncias a la empresa Shell, como socia importantísima de YPF y Equinor en la iniciativa de las petroleras mar adentro.

Fernanda Génova, de la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras de Mar del Plata

Como cierre de este Encuentro de Comunidades Costeras que estamos organizándonos y luchando contra la instalación de las petroleras costas afuera realmente fue un encuentro muy positivo, dos días de trabajo muy intensos, donde compartimos saberes, experiencias y mucha información. No solamente de lo que sucede en Bahía Blanca y alrededor del Polo Petroquímico y el impacto que tiene puntualmente sobre esta comunidad costera, sino también saberes y conocimientos desde todas las comunidades que atravesamos distintos procesos de lucha en relación al extractivismo petrolero.

Entendemos que la necesidad urgente es la de unirnos, la de seguir coordinando nuestras luchas. Porque el proyecto petrolero que intentan imponernos en nuestros territorios viene de la mano de una fuerte política de estado que trabaja codo a codo con las corporaciones y va contra nuestra forma de vida, nuestra forma de relaciones, nuestro desarrollo económico regional, etcétera. Por lo tanto, es necesario que desde las comunidades costeras reforcemos nuestra lucha en nuestros territorios, pero además reforcemos este proceso de unidad que venimos construyendo de a poquito, desde la virtualidad en principio y en estos días de manera presencial. Para realmente de esta manera demostrar que hay una resistencia firme al proyecto petrolero y que como pueblo no estamos dispuestos ni dispuestas a que avancen sobre nuestra vida.

Camila Guevara, de la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras y de Tierra Protegida de Miramar

Desde la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras de Miramar estamos trabajando en concientizar a la gente para que se sume, para que entienda que esta lucha es todes. Estamos empezando a enfocarnos al trabajo en los barrios y con les niñes, creyendo que ese es un lugar que puede aportar un montón de expansión y de conocimientos en los lugares donde quizás no llega tanto la información.

Me voy del encuentro con un montón de cosas. Escuchando testimonios y sensaciones que son devastadoras. Pero siempre está la esperanza de estos lazos que se van creando, de sentirnos cada vez más acompañados y acompañadas en las luchas y de poder empezar a visibilizar que está todo conectado, que la lucha de un lugar es la lucha de todos los lugares, la lucha de una persona, de una familia, es la lucha de todes también.

Víctor Quilaqueo del Observatorio Petrolero Sur

Como balance del Encuentro, lo primero importante es entender todo el proceso relacionado con los hidrocarburos en los territorios, en una ciudad y en una localidad. Básicamente, un aprendizaje de que todo este tema de explotación y de corrimiento de fronteras tiene una estructura que es visible, muy visible, se ve en el aire, se ve en las rutas, se ve en los camiones, y tiene también toda una red invisible de trabajo casi esclavo, de precarización laboral, de asesinato a los trabajadores y las trabajadoras. Eso queda muy claro en los testimonios de hoy.

Y, por otro lado, la necesidad en sí del Encuentro y de la discusión sistémica. Hay un enfoque sistemático sobre esto, y me parece que esto sale reforzado de encuentros como este. Y después está la posibilidad de ampliarlos, o profundizar en otros territorios que también se ven amenazados. Creo que el Encuentro nos deja, por lo menos para lo que venimos trabajando desde el Observatorio Petrolero Sur, mucha más claridad en torno a este tipo de reflexiones.

Sobre la importancia de jerarquizar la denuncia a Shell

Shell es un actor parte de todo este desarrollo, no solo de las petroleras en el mar, sino de todo lo que tiene que ver con las petroleras en América Latina en su conjunto. Shell paulatinamente se especializa en determinadas regiones con actividades específicas. Por ejemplo, en Colombia tiene que ver no con la explotación, sino con las cadenas de transporte. Aquí en Argentina, fue corriéndose de distintos sectores, por ejemplo, corriéndose del megaproyecto en Vaca Muerta hacia el mar. Fue cambiando su política y su estrategia. Lo que tenemos es un actor muy importante en los últimos 50 años de la historia petrolera mundial inclusive, que ahora se lo está haciendo responsable desde la sociedad civil europea. Entonces creo yo que se abre con eso una ventana.

Después, en la historia reciente relacionada con el petróleo, Shell en Magdalena es responsable en el año 99 gravísimo. Y eso por ahí se perdió. Pero yo pienso que estaría bueno retomarlo. Quizás no de un día para el otro, pero volver a construir esa imagen. Porque así como Equinor nos conecta con la sociedad civil noruega, el caso Shell nos conecta con territorios de América Latina, África y Europa. En el corto plazo, además, Shell está mutis, no aparece nunca nombrado en esto, en CAN-100, en nada, y tiene participación del 30% compartiendo la iniciatava con Equinor e YPF. Entonces siento que es momento propicio de darle una vuelta, internalizar ese análisis, y hacerle el recuento del prontuario que va a ser más fácil de hacer que el de Equinor, porque es mucho más conocido y tiene una historia territorial de mayor penetración en el continente.

Fabiana Vega, de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Viedma y Carmen de Patagones

Desde la Asamblea trabajamos con múltiples problemáticas, una de ellas por ejemplo la contaminación del río, la megaminería, el fracking, ahora el hidrógeno verde, en su momento, la cuestión nuclear, y nos sumamos obviamente a la lucha por un mar libre de petroleras. Y en ese contexto, decidimos acercarnos porque lo mejor es el encuentro presencial de todes. Decidimos acercarnos para sumarnos con más fuerza, con más presencia a la lucha, y en nuestro caso, en el caso de Río Negro, en defensa de la ley 3308, o Ley Lasalle, que protege todo el golfo de petroleras, gas y todo lo que implique contaminación.

El Encuentro en Bahía Blanca fue superpositivo y enriquecedor, el hecho de conocer las distintas problemáticas, lo que sucede en cada una de las localidades, o de las zonas. Eso va sumando mucho a nuestro entendimiento y nos da otra perspectiva de lucha. Podemos ir pensando otras luchas conjuntas, al margen de las luchas locales que tenemos. También las actividades, el hecho de que haya iniciado con una exposición de fotos sobre una de las problemáticas (el fracking) y después se haya continuado el cronograma con la conferencia de prensa, con la charla entre los asambleístas, y que se haya hecho hoy el “Toxi Tour”, eso nos da un panorama mucho más rico de lo que es lo local. De Bahía, si bien uno desde lejos sabe que hay cosas que son muy complicadas y que nos han trascendido de algún modo, también nos da una perspectiva si nosotros permitimos que sigan avanzando. Pensar también de ahora en más para frenar esto.

Diego Brutten, de la Coordinadora Socioambiental de Bahía Blanca

Cómo coordinadora socioambiental, haber podido ser parte de este encuentro y recibir compañeros y compañeras de las comunidades costeras nos resultó muy importante. Somos una red de agrupaciones y activistas que se está conformando, a paso lento pero seguro, donde los últimos meses veníamos dando pasos importantes para organizarnos, pero sin dudas esto nos permitió un crecimiento colectivo y dinamizó nuestra actividad. Más allá de las cuestiones organizativas e intercambios previos con compañeras de las comunidades costeras, pudimos potenciar un trabajo de difusión y discusión sobre la problemática de las petroleras off-shore, con volanteadas, juntada de firmas y también laburo en redes sociales.

Algo que nos propusimos fue llevar este debate a la Universidad del sur, una institución con mucha legitimidad social, lugar importante de construcción del conocimiento y formación de profesionales que lamentablemente tiene relaciones muy estrechas con las empresas del puerto y del Polo Petroquímico, a través de convenios, becas, pasantias y carreras armadas a medida por las empresas, incluyendo nuevas carreras para formar técnicos para el fracking. El rector, sin consultar con nadie, se posicionó en apoyo a que Bahía Blanca sea puerto operacional de las off-shore, sin embargo cuando nosotros fuimos a plantear estos debates nos encontramos que hay una parte importante del estudiantado interesado en estas problemáticas y que la posición mayoritaria es de rechazo a la instalación de las petroleras. En ese sentido queremos recuperar la experiencia de la lucha contra el dragado en 2011 donde estudiantes, docentes e investigadores jugaron un rol importante en la lucha contra el dragado del Estuario.

Tanto en lo individual como en lo colectivo el balance del encuentro es muy bueno, conocer compañerxs que están en la misma lucha, con distintas experiencias muy ricas, algunas que llevan décadas como las de las compañeras de Río Negro y otras más recientes pero muy importantes como la de la asamblea por un mar libre de petroleras, compas que además desde lo humano son personas muy lindas que desde su active son altamente inspiradoras. Nos quedamos también con más conciencia sobre las problemáticas que nos atraviesan y con muchos disparadores para pensar cómo desarrollar un movimiento socioambiental en la ciudad, desde pautas para organizarnos de la mejor manera, posibles proyectos para encarar y mucho entusiasmo. Ni hablar que es muy importante para todxs poder generar una instancia tipo asamblea de comunidades costeras para trabajar en común de manera más permanente y profundizar los intercambios. Creo que para todxs fue una experiencia movilizante que nos va a marcar un antes y un después.

En lo personal para agregar algo más, me quedé con enorme alegría y la sensación de que en el activismo socioambiental estamos muy bien orientados, con una mirada muy integral de las problemáticas que nos atraviesan, lo que nos permite que nuestros planteos se inserten de manera transversal en una parte importante de la sociedad, aunque todavía esto no es del todo visible excepto cuando se dan fenómenos de movilización masivos como el Atlánticazo o el Chubutazo. Hay una maduración del movimiento y me parece que falta poco para ver un nuevo salto de calidad en el movimiento socioambiental, porque los conflictos socioambientales se anudan, el activismo también y eso abre la posibilidad de ir a nuevos procesos de movilización masivos y organización ya no a escala local o regional, sino a nivel de todo el territorio plurinacional. Así como el ni una menos en 2015 fue un antes y después en el movimiento feminista, o el viernes por el clima como respuesta a los informes del IPCC desató una nueva oleada de activismo mundial, tengo la sensación de que estamos acercándonos a algo de una escala que no imaginamos. Ojalá. Aquí y ahora tenemos que seguir fortaleciendo las asambleas locales, regionales, provinciales, las organizaciones, y espacios como la coordinadora BFS son de gran importancia para el desafío de poner en diálogo distintos conflictos, distintas experiencias y empezar a darnos debates estratégicos que van a ser necesarios.

Con paciencia, tenacidad, trabajo en red, comunidad y amor, todo va a seguir buen cauce y vamos a poder enfrentar enormes desafíos que tenemos planteados para los cuales no tenemos respuesta. Gracias a todxs lxs que son parte de esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.