INTERNACIONALES

El oleoducto más grande del mundo

Escribe: Redacción AeL

En el año 2006 Uganda anunció a la comunidad internacional que encontró petróleo en su territorio. Sin embargo, dificultades derivadas de la falta de salida al mar del país hicieron que, al momento, no hayan comenzado la explotación y exportación de este.

Para suplir su falta de salida al mar, en el año 2016, Uganda firmó un acuerdo con Tanzania para utilizar sus rutas marítimas para el transporte del petróleo. En el marco de este acuerdo se pactó la construcción de, lo que promete ser, el mayor oleoducto del mundo: el East Africa Crude Oil Pipeline (EACOP). La construcción de esta obra multimillonaria está a cargo de la empresa francesa Total y la empresa china CNOOC. Sin embargo, la construcción no ha comenzado.

Esto se debe a que las empresas involucradas se enfrentan a serios problemas para la financiación del proyecto, según se señala, dado que este atenta contra lo estipulado en el Acuerdo de París. Resumidamente, este Acuerdo tiene como objetivo reforzar la respuesta mundial ante la amenaza del Cambio Climático, siendo el objetivo principal mantener el aumento de la temperatura en menos de 1,5°. Un Acuerdo que, sin embargo, siempre vale la pena decirlo, ha sido consecuentemente traicionado por los gobiernos. Lo que en este caso está teniendo efectos, en todo caso, es la resistencia de las comunidades locales a este proyecto.

La construcción del oleoducto afectaría a más de 2.000 kilómetros de biodiversidad entre las que se incluyen siete bosques, tres reservas nacionales y diversos fondos marinos. Además, afectaría a 120.000 personas que se verían desplazadas de sus hogares y a millones de animales que se verían desplazados de sus hábitats naturales. Asimismo, y dado que la zona es de un peligro sísmico alto, existe un gran riesgo de derrames en caso de comenzar las obras.

A pesar de todo, en 2021 los presidentes de Uganda y Tanzania firmaron el acuerdo final para la construcción del oleoducto. Actualmente, el acuerdo está en la fase final de financiación, ya que encontró financiación por parte del banco chino ICBC, el banco japonés Sumitomo Mitsui Bank y el banco sudafricano Standard Bank.

Desde Ambiente en Luchas queremos hacernos eco de las comunidades locales que le dicen NO a la construcción del oleoducto, el cual no traerá más que nuevas catástrofes ambientales y el potenciamiento de un régimen de explotación de combustibles fósiles que ya debería estar caduco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.